miércoles, 31 de julio de 2013

Épica, aún no es tarde.

En artículos pasados me he referido a la épica de la derecha, ausente en el discurso de los líderes del sector. Quizás por problemas de formación o de falta de testimonios vivenciales, quienes nos representan han mostrado dificultades para defender una posición clara e indiscutiblemente de derecha (separación conceptual entre estado y gobierno, gobiernos pequeños y auditables, descentralización local emancipadora del gobierno nacional, respeto por la iniciativa y admiración por los logros individuales, respeto por nuestra historia y el legado libertario, etc., etc.).

Cierto grupo antes sumergido y que surgió a la luz pública bajo el alero del presente gobierno, predica la "ampliación" de la derecha hacia "el centro", siguiendo la falsa tesis de que tal componente tiene existencia propia y significativa en el partido Demócrata Cristiano. La verdad, ya lo he dicho varias veces en este blog (un artículo, otro artículo, y este otro), aún cuando centrista, el PDC ha sido siempre de izquierda y es demencial esperar que sus dirigentes se conviertan masivamente a la derecha con alguna esperanza de que alguien les entienda.

Ciertamente, la mayoría de la clientela de ambos lados del espectro ya es centrista, en el sentido de rehuir las posiciones extremas, pero aún así, según la fe que cada uno tenga en la capacidad del gobierno para arreglar la vida de la gente, persisten las diferencias esenciales entre izquierdistas y derechistas que llevan a gente "centrada" a reconocer cuartel en uno u otro bando.

Siendo obvio que las posiciones extremas de ambos bandos son minoritarias, estas minorías extremistas sólo alcanzan influencia cuando las cosas van mal. Una prueba reciente es la posición en que la minoría de la izquierda ha colocado a su candidata, llevándola a incorporar en su discurso cuestiones (como la de imponer una nueva constitución por las buenas o por las malas) que han gatillado alarma aún entre sus seguidores.

Pues ahora se me ocurre que este serio problema que aflige a la izquierda da material para introducir al menos dos aspectos de épica derechista:
  • el de la estabilidad y el resguardo de la institucionalidad, y
  • el de la portaliana actitud de austeridad y honestidad para administrar al aparato de gobierno 
Respecto del primero, habría que elaborar ideas fuerza que se incorporen al discurso de los líderes derechistas y de su candidata que resalten la postura de respeto a la institucionalidad, de reconocimiento de que es ésta institucionalidad la que nos ha permitido alcanzar el grado actual de desarrollo, que denuncien lo aventurado de entregarse al frenesí reformatorio de la izquierda, etc.

En cuanto al segundo aspecto, es más que bueno llamar a las cosas por su nombre y denunciar no sólo las intenciones de los que vienen con ánimo de recuperar el botín (en ese sentido, frases como la del video de abajo son muy efectivas), sino además denunciar lo mal obrado por ellos mismos durante los 20 años que estuvieron a cargo de la bolsa.
video
En este aspecto, el material disponible es muy abundante y luego de un adecuado proceso, debe incorporarse al discurso de los líderes y de la candidata.

La gente sale a votar por cuestiones como estas. No por la persona, ni siquiera por ser del bando propio (sobre todo en la derecha). La gente sale a votar cuando ve una razón más grande y trascendente que las promesas de campaña y el programa del gobierno.

Creo que tratándose de defender la institucionalidad y de limpiar el aparato estatal y legislativo de corruptos, cada derechista saldrá de casa porque verá eso como su tarea.

4 comentarios:

  1. Muy buen análisis, claro y bien escrito. No puedo estar más de acuerdo con el contenido y la tarea, que es mía también.
    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente. Es NUESTRA tarea limpiar el Congreso y exigir a nuestros líderes seguir NUESTROS principios.

      Eliminar
  2. Siempre nos preguntamos que significa ser politicamente de derecha... Por que alguien se siente identificado?. Es solo la reaccion de oponerse a las ideas de revolucion que enarbola la izquierda?, y entonces que lo diferencia de aquellos que se identifican con ideas mas moderadas o de centro?.
    En un pais dividido en dos bloques politicos hemos visto por largo tiempo como los ciudadanos han sido permeados por ideas de desigualdad y explotacion, sin que nadie haga el contrapunto y eso, en una democracia, es contra las reglas...
    No rebatimos, no marchamos, no nos manifestamos...ni siquiera nos organizamos pues cada cual pretende hacer su propia cruzada y no confia en el compromiso individual y colectivo de quienes sienten afecto y compromiso con algunas pocas ideas madre que nos son comunes, como la libertad.
    Es la libertad la que nos llevo a enfrentar los totalitarismos del siglo pasado.
    El deseo de todos de forjar su propia suerte y destino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente, la gente no adscrita al socialismo ni a las ideas centralistas y totalitarias es más difícil de acarrear. Pero enfrentada a desafíos graves suele representar una fuerza incontrastable. Esa fue la oportunidad que Piñera y su círculo perdieron, al no captar la gravedad del retorno de los malos y apelar a la épica libertaria... o al preferir su vuelta en vez de darle la oportunidad a un derechista que superara las limitaciones de Piñera.

      Eliminar

Tu opinión enriquece nuestro trabajo. Gracias por comentar.