martes, 19 de enero de 2010

Verdaderas causas de una derrota

Los analistas del oficialismo coinciden en achacar la derrota de su coalición a un “desgaste natural”, a una incapacidad “de gobernarse a sí misma a la luz de los cambios que ella generó” y a razones similarmente románticas que evaden las causas que todos conocemos.

Quizá el único cercanamente atinado ha sido Enrique Correa (La Segunda, ayer) “La ciudadanía nos ha instalado en la oposición no por nuestras políticas, sino por nuestras prácticas...”, que aunque no las menciona, son: corrupción, demagogia y totalitarismo.

Vamos por orden.

Corrupción.

Si los cuatro Presidentes concertacionistas han practicado el nepotismo (han favorecido a hijos, parientes y amigos con becas, subsidios y empleo); se han remunerado ilegítimamente y han evadido impuestos; y encima de eso han establecido partidas presupuestarias para favorecerse personalmente luego de dejar el cargo... no puede esperarse que la legión de altos funcionarios y operadores políticos enquistados en el funcionamiento del aparato estatal, la enorme población de funcionarios de todo orden y los proveedores “favorecidos” no hayan hecho su mejor esfuerzo por “agarrar algo” del botín estatal.

Y así ha sido, todo Chile lo ha presenciado... y la magnitud de las irregularidades o francos delitos se cuenta por varios miles de millones de dólares.

Demagogia.

Por otro lado, la distorsión de la verdad histórica y la imposición de monstruosos mitos como verdad oficial ha consumido ingentes recursos e infraestructura que las cuatro administraciones han mantenido celosamente para arrinconar a la oposición, para evadir el examen de lo obrado por la criminal dictadura castrista de Allende y, principalmente, para aferrarse al poder.

Este constante esfuerzo de desinformación, que partió desde antes de llegar al poder mediante financiamiento extranjero, ha devenido en un gigantesco aparato de propaganda que los mismos chilenos pagan con sus impuestos y que constituye la más grande agrupación continental de periodistas, expertos de imagen y agentes de desinformación que —además— se encargan de instalar en la opinión las “reivindicaciones” que han servido al poder para generar tensiones en las empresas, en el sistema educativo y hasta en las instituciones de derecho natural (familia, matrimonio, sexualidad); y para adocenar a cientos de miles de ciudadanos humildes haciéndolos dependientes de la ayuda prestada por “el estado”.

Asimismo, los gobiernos concertacionistas han tejido toda una red de vinculación de intereses político-gremiales con las cúpulas sindicalistas, para el control de las poblaciones de trabajadores, aún con serio perjuicio para sus expectativas de empleo alternativo e incremento de sus remuneraciones reales; y han fortalecido sus vínculos con el castrismo y los gobiernos afines, debilitando la seguridad y estabilidad del funcionamiento de nuestra capacidad productiva y de servicios.

Totalitarismo.

En el transcurso de 20 años, los cuatro gobiernos concertacionistas han ido corriendo la cerca de las atribuciones del poder en desmedro de la libertad y soberanía de las personas y de sus comunidades reales (ciudades, comunas, pueblos).

El gobierno nacional ha reclamado para sí la potestad de regular y administrar los sistemas locales de transporte público; los planes reguladores y proyectos de desarrollo urbano (cuestión que se cruza con prácticas de corrupción al momento de licitar concesiones y proyectos de desarrollo); las vías de comunicación; la educación pública, mutilando la soberanía local para administrar escuelas y apropiándose de la formulación de planes de estudio e imposición de material impreso; la prestación de servicios de salud, agrupando bajo su control hospitales, centros de atención primaria y todo el personal profesional y paramédico.

Además, el gobierno ha incrementado su capacidad de control del aparato judicial, favoreciendo a políticos afines en la concesión de servicios de defensoría, poblando el nuevo sistema de procuraduría con gente de su “sensibilidad” partidista e incluso introduciendo jueces de ese perfil (algunos de militancia comunista y pasado extremista de izquierda) en la magistratura con resultados pavorosos en lo relativo al prestigio y credibilidad de ese poder del estado. Ni hablar de las organizaciones gremiales judiciales, que han caído de lleno en el control total del “progresismo” (con consecuencias que se harán todavía más evidentes con el cambio de gobierno).

--

Un reporte exhaustivo de las prácticas corruptivas, demagógicas y totalitarias de la coalición hoy derrotada demandaría varios tomos, pero baste este brevísimo vistazo para probar que las verdaderas razones que los chilenos han tenido en cuenta para desalojarla no tienen nada que ver con las que ensayan los analistas del oficialismo, demasiado acostumbrados a que sus mitos sean impuestos como verdad por el aparato de propaganda.

16 comentarios:

  1. No hay datos que respalden todas estas acusaciones...!

    No olvidar que el nuevo presidente electo hizo movimientos bastantes poco éticos desde el banco de Talca, hasta Lan Cargo...

    En todos lados se cuecen habas, no mire solo la paja en el ojo ajenos estimado.

    ResponderEliminar
  2. Absolutamente de acuerdo. Grande Piñera!

    ResponderEliminar
  3. Elías, es difícil encontrar un ministro, subsecretario o alto funcionario no involucrado en irregularidades, los diarios están plagados de denuncias.

    Pero la cosa se vuelva bastante simple de aclarar si, sólo para efectos de probar la magnitud corruptiva, nos antenemos a la persona de cualquiera de los cuatro presidentes que tuvo la Concertación.

    ¿A quién de esas cuatro personas es imposible consignar aquí mismo un acto corruptivo?

    Si te atreves, dame el nombre de cualquiera de esos cuatro presidentes que consideres libre de polvo y paja. Me comprometo a darte una lista de irregularidades PROBADAMENTE DOCUMENTADAS para cualquiera de ellos que elijas.

    Y si el presidente es corrupto ¿qué podemos esperar para el resto de la legión de altos y bajos funcionarios?

    Eso, sin todavía entrar a hablar de la demagogia y del totalitarismo de las políticas del concertacionismo que son evidentes para cualquier observador.

    ResponderEliminar
  4. Armienne, visito casi diariamente el blog de Yoani Sánchez, Generación Y. Valerosa mujer cubana que denuncia al régimen castrista con la sola arma de su valiente pluma.

    ResponderEliminar
  5. No me tildes de Comunista (lo digio por tu fanatismo), estoy a favor de Piñera, pero resulta que gana la elección y ya aparecen los fanáticos sin razonamientos, soberbios y agrandados buscando argumentos desesperados para creerse su cuento, es verdad, hacia falta un cambio, pero no quiere decir que en estos últimos 20 años tuvimos otra especie de Régimen Militar, recontraultracorrupto y todo lo demás que sabemos. Hey!! deja el fanatismo y hazle caso a tu nuevo Presidente: Unidad Nacional

    ResponderEliminar
  6. Empecé a leer interesado en tu análisis del cual, solo recojo aquello que tiene que ver con las prácticas de nepotismo de los concertacionistas. Luego, a propósito de escopetas, hablas de cuba y de castro y los entrelazas con la concertación... como si los concertas fueran tan siquiera UN poquito izquierdosos. Pues sepa caballero que la concertación ha perpetuado el régimen neo liberal, instaurado a sangre y fuego por Pinochet. El "criminal" gobierno "castrista" de Allende no fue ni criminal ni castrista. Baste solo con mirar las torturas, desapariciones y asesinatos de pinoshit y sabremos quien es criminal. Tienes un enredo en la cabeza mas o menos potente. Te sugiero leer a saint simon, fourier o los creadores de la república francesa para entender la teoría social. Y leer a Marx no te haría mal tampoco, para por lo menos tener una discusión científica y no basada en payasadas.

    saludos y nos vemos cuando lea.

    ResponderEliminar
  7. La regla en este blog es simple.

    Puedes argumentar todo lo que quieras, pero es mal visto que ataques al argumentador, cualquiera que sea.

    Estimo que si me endilgas ser fanático, sin razonamiento, soberbio, agrandado, ignorante y otras yerbas es porque careces de la capacidad de argumentar.

    He leído a muchos más autores que los que mencionas, incluyendo a Marx y Lenin, pero eso no significa que deba hacer fe de lo que en esos libros se dice.

    Los temas tratados aquí son de coyuntura política chilena, no de teoría política ni académicos. Habiendo varios otros sitios en la Web que cubren esa área te recomiendo acudir a ellos, pero no creo que te sirvan de mucho.

    Dejo tu comentario sólo para ejemplo de lo que consideramos negativo en este blog. Y hemos tomado medidas para asegurar a los próximos opinantes de que podrán hacerlo entre gente inteligente y controlada.

    ResponderEliminar
  8. Articulo de "gran" calidad!!!
    Una opinión "interesante" e "informada" de la realidad chilena.La "agudeza" con la que realiza el analísis es sorprendente, he quedado gratamente soprendido!!!

    ResponderEliminar
  9. Creo que exageras, si bien puede que 20 años en el poder haya enquistado a algunos, no me parece lo que dices tener como argumentos, hablas de un Chile que mas parece el de Pinochet, con todo lo que detallas.

    porque tampoco nos vamos hacer los tontos y si en 20 años unos robaron imaginate lo que robaron en 17 años, cuando tu candidato era pro gobierno militar y se pasaba por el forro de sus huevos al banco de talca...

    no tenemos que hablar de otros, cuando al final TODOS TENEMOS RABO DE PAJA o si lo quieres en chileno, TEJADO DE VIDRIO.

    ResponderEliminar
  10. Si comparas tu uso de estos conceptos con el mundo real, te darás cuenta de lo mucho que exageras. No tengo tiempo para perder con gente tan deprimente, asi que no voy a "argumentar" contigo.

    ResponderEliminar
  11. Amigos, es imposible dar cuenta en un artículo de la real magnitud de hechos corruptivos, de las acciones de demagogia y de los actos totalitarios que terminaron con la paciencia de los chilenos.

    Lo cierto es que escasa o nula significación han tenido el “desgaste natural”, o una mentada incapacidad “de gobernarse a sí misma a la luz de los cambios que ella generó” que justifiquen el rechazo que los chilenos han formulado.

    Pese a la enormidad del aparato de gobierno y la gigantesca presión que ejerció en esta elección en todos los ámbitos.

    ResponderEliminar
  12. Lo peor es que si llega a las cúpulas del poder alguien honrado (dios lo guarde) rápidamente es tentado para que pase a formar parte del club y no pueda hablar ya que tiene tejado de vidrio.
    Una vez que se instala la corrupción no podrá ser desmantelada por los mismos corruptos, tiene que venir una fuerza externa

    ResponderEliminar
  13. Ciertamente, ese es un desafío de primera prioridad para S. Piñera.

    Es imperativo, creo yo, que logre diferenciar su gobierno en este aspecto de modo que todos noten el cambio, que al menos se pueda afirmar que se ha puesto fin a la corrupción.

    ResponderEliminar
  14. Totalmente de acuerdo con el artículo.
    Ahora se viene un desafío mayor: EDUCAR a las mentes desposeidas para evitar que sucumban ante la propaganda izquierdosa.

    ResponderEliminar
  15. Llegué a este blog porque leí el link en una conversación de emol... Y cuál es la verdad? La wea mula

    ResponderEliminar

Tu opinión enriquece nuestro trabajo. Gracias por comentar.