lunes, 29 de diciembre de 2014

Los políticos de derecha: plata perdida.

Es terrible admitirlo, pero la reforma "laboral" que anuncia la UP/DC no es sino la continuación de los ajustes que introdujo el gobierno de Piñera con su ministra del trabajo Evelyn Matthei.

Ambos se tragaron entero el cuento zurdo de que darle trabajo a una persona es aprovecharse de ella.

Matthei impuso la obligación para los empleadores del comercio de cerrar obligadamente en algunas fechas que a ella se le antojaron "familiares", presentando esa boludez como un "aporte" para los trabajadores, muchos de los cuales se quedaron sin posibilidad de contratos "part time" o de reemplazo para esas fiestas en las que desde entonces es "ilegal" trabajar.

A estas "conquistas" se agregaron los permisos de natalidad más extensos del planeta, pagados con recursos fiscales y la consiguiente obligación de los empleadores de mantener esas plazas de trabajo y contratar a empleadas temporarias que, obviamente, encarecieron la mano de obra femenina en un grado suficiente para pensarlo dos veces antes de contratar mujeres.

Los Chicago Boys habían superado ese cuento zurdo por la vía de flexibilizar la relación entre empleados y empleadores, dándoles la oportunidad de alcanzar acuerdos razonables en un plazo ídem, al tiempo que transformaban a los primeros en propietarios de ahorros transando en el mercado de capitales. Nada más, nada menos, el modelo terminó con el cuento de los "proletarios", obligando a la zurdería a inventarse nuevas plataformas reivindicativas como el gay power, el indigenismo y el "movimiento estudiantil".

Con excepción de Codelco y las empresas estatales que Pinochet se negó a desmontar (donde aún sobreviven las poderosas mafias sindicales que incluso cierran la posibilidad de contratación a cualquiera que no esté en la trenza), la normativa laboral y previsional dejó sin la teta a los sindicatos que enriquecían a sus titulares al repartirse los beneficios que iban casi en su totalidad para las castas sindicales, políticas y de apitutados que aprovecharon préstamos a tasas ridículas y accedieron a propiedades regaladas (lo que explica que la Villa El Dorado, Colon 8000, Villa Frei, Remodelación San Borja y muchos otros desarrollos fueran por mucho tiempo focos de voto duro de la UP/DC).

Con esta nueva reforma, al reforzar de nuevo el poder omnímodo de las cúpulas sindicales, la UP/DC revive el cuento de los empresarios explotadores antes derrotado y que bajo Piñera reapareció con las demagógicas posturas que deshonraban el legado libertario de los Chicago Boys.

No he sabido que Matthei o Piñera hayan puesto el grito en el cielo con esta movida, pero si lo hicieran nadie les creería.

Esto desalienta la confianza de los chilenos en quienes aparecen dirigiendo la derecha. Más sentido y claridad de posturas se ve entre bloqueros y dirigentes gremiales que entre los que se supone están en obligación (para eso les pagamos) de defendernos.

Que el país se esté yendo a la mierda es, en buena medida, culpa de esos derechistas de pacotilla.

12 comentarios:

  1. En la mañana escuché al empresario Andrés San Cruz, jefe de la CPC, que dio su voto a Bachelet y que ahora apoya a Velasco, oponiéndose alarmado.
    La UDI "al tiro" se opuso. Los de RN nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los grandes empresarios han probado ser diestros en el manejo de sus empresas, pero en materias públicas son... sólo empresarios.

      Eliminar
  2. A tú último párrafo agregaría a los grandes empresarios como San Cruz y al jefe de la banca, Hernán Somerville, quien le confesó a Mosciatti que apoyo a Bachelet, pensando ingenuamente, que iban a cambiar al programa de gobierno una vez en el poder.

    La derecha económica apoyó a la extrema izquierda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que Lenin decía que las cuerdas con que el pueblo iba a ahorcar a los grandes empresarios se las comprarían... a los grandes empresarios.

      Una perogrullada que esconde una irónica verdad. El empresario sólo ve negocios hasta que ya no puede ver nada.

      Eliminar
  3. No tiene desperdicio la entrevista a Vidal en el diario financiero de hoy, 2 d eenro.
    En ella relata el plan para joder a la UDI: el cura oreilley y el caso penta.. ya lo decia yo.. .
    Y es la tonica del actual gobierno: repetir slogans y actuar demagogicamente. Y el enemigo perfecto lo tienen en la UDi, pero tambien lo sera RN en su momento.
    Es dxe esperar que la derecha partidaria se ponga las pilas: hay que defenderse de manera inteligente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que la exagerada buena opinión de sí mismos arruina la inteligencia en la reacción de los líderes derechistas. No se abren a sugerencias.

      Eliminar
  4. Diario La tercera de hoy domingo revela la negociacion secreta entre Chile y Bolivia para entrega de enclave con soberania cerca de Pisagua; en el mismo sitio que Bachelet 1 realizo negociacion original.
    Encontre en el blog vivachile.org un articulo al respecto.

    ResponderEliminar
  5. Divulgó el ALBA (un grupo de países de la región afines al chavismo) una declaración a favor de la demanda boliviana ante La Haya. Sonaron todas las alarmas en Chile y se han sucedido declaraciones y opiniones varias al respecto. Coincide el recordatorio bolivariano con el derribamiento del “(pen) último muro” de la guerra fría en el continente: el relanzamiento de las relaciones entre La Habana y Washington. Mucho en ello es obra del Papa Francisco, cuyo sello es la justicia social y la defensa de los pobres.

    Conviene a Evo Morales el acuerdo entre la Habana y Washington, y también a quienes ya enchapan el enclaustramiento de Bolivia como una resultante del (ahora si) “último muro” del pasado neocolonialista que hay que demoler en la región.

    La declaración del ALBA es la punta de un iceberg que navega en aguas más transparentes de las que las que la opinión pública conoce. El apoyo a la causa boliviana concita simpatías más allá del ALBA. Desde luego entre nuestros vecinos es claro, tanto como el que profesan también distintos actores en nuestro país, sobre todo en la izquierda chilena. ¿Qué pensará nuestro embajador en Uruguay al respecto? ¿Qué opinaban años atrás altas autoridades o asesores de nuestro Gobierno sobre el “encierro” boliviano? No han pasado seis años desde que el primer gobierno de Bachelet logró avances importantes con Bolivia respecto de la concesión de un importante terreno al norte de Pisagua, y hoy ese mismo gobierno debe frenar el entusiasmo y ponerlo en reversa.

    No basta con cambiar el discurso, ni tampoco la fisonomía de los actores, casi los mismos que antes vieron con buenos ojos una salida al mar para Bolivia. Ante el derecho que nos abriga, en el plano político debemos redoblar esfuerzos para que nadie dude de lo que debe ser la convicción de Chile en este delicado tema de soberanía nacional. Nada más útil entonces que una diplomacia silenciosa y anónima, con prolijidad, patriotismo, actores formados, profesionales y conocedores del oficio.

    ResponderEliminar
  6. Lo del ALBA es una luz amarilla a nuestra Cancillería. Sobre todo considerando la casualidad de los lazos familiares que unen a este bloque con buena parte de la izquierda chilena. Más aún si se tiene en cuenta el costo que durante años ha significado al erario fiscal chileno los generosos programas de cooperación y adiestramiento que realiza nuestra Cancillería en el Caribe. ¿Si ayer funcionó el silencio del ALBA, porque ahora no? Es muy preocupante que este cambio de actitud del ALBA se de en medio de una estrategia diplomática y pública que el Gobierno se ha empeñado en destacar como exitosa, pero que el país observa como imprecisa. Está visto que nuestra Cancillería no ha logrado eclipsar la tormenta de admiración y adhesión que despierta la figura de Evo Morales a nivel regional y mundial. ¿Tiene claro nuestro Canciller, que Evo es más que Evo, que es pobreza, inequidad, injusticia y migración por calles polvorientas y pueblos enterrados en la miseria? ¿Tiene integrado este ethos que surge del altiplano nuestra diplomacia?

    Bolivia fundamenta su demanda en supuestos derechos expectaticios, resultante de la voluntad de varios Gobiernos chilenos de alcanzar un acuerdo por el tema marítimo con Bolivia. Los más importantes en los últimos sesenta años fueron los siguientes:

    a) Negociaciones durante el gobierno del Presidente González Videla, 1950.

    b) Negociaciones durante el gobierno del Presidente Pinochet: 1975 y 1987.

    c) Negociaciones durante el gobierno del Presidente Lagos: 2001-2003.

    d) Negociaciones durante el gobierno de la Presidenta Bachelet: 2006-2010.

    La mala casualidad quiso que el actual gobierno tuviese que asumir una postura muy distinta a la que tuvo en las relaciones con Bolivia años atrás. Empezando su primer mandato, Michelle Bachelet retomó la iniciativa y propuso a Bolivia un conjunto de planteamientos que dieron lugar a la propuesta de Tiviliche, es decir darle a ese país un enclave situado al norte de Pisagua y al sur de la Quebrada de Camarones, con 30 km. de costa. La ubicación no fue al azar: en ese lugar no comprometía terrenos negociados entre Chile y Perú en 1929, y en consecuencia, no se requería la aprobación de ese país en caso que más adelante se avanzara en una cesión definitiva. El arribo de Piñera no obstante quemó el pan en el horno.

    ResponderEliminar
  7. Alega Bolivia que no pretende modificar ni anular el Tratado de 1904, fundándose que cualquier salida al mar sería por territorios que nunca le pertenecieron. Lo hace seguramente pensando en que durante las negociaciones entre 1975 y 1978, Chile explicitó desde el inicio que en ningún caso esa negociación significaría tocar o alterar el Tratado de 1904.
    #02-foto-2Esta es la segunda vez que Chile, en pocos años, concurre a La Haya para resolver un conflicto limítrofe: antes lo hizo con Perú, donde el resultado no fue favorable a nuestra postura. Así y todo, voces en nuestro país declararon en todo momento, antes y después del fallo (incluso hay varios libros publicados) que la Corte fallaba en derecho, tesis que el fallo se encargó de desplumar.

    Con las alarmas encendidas en Chile, el debate sobre qué hacer parece inconducente, ya que estamos metidos en el proceso jurídico y resta esperar si la Corte se declara competente, cosa que ocurriría en algún momento del próximo año.

    Mientras, Bolivia continúa con una exitosa campaña mediática internacional, parecen extraviados los esfuerzos de nuestra parte, con el consiguiente clima regional proclive hacia Bolivia

    Más diplomacia, mejor diplomacia, esa la clave y la asignatura pendiente para Heraldo Muñoz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La que se viene ahora es realmente grande. Bien podría ser que por acuerdos al interior de la cúpula castro chavista a la cual adhirió el mismísimo imbécil de Piñera, tengamos cederle algo a Bolivia.

      En Chile se está instalando una dictadura institucional y todo, simplemente todo, irá de mal en peor.

      Eliminar
    2. Cada vez que la política chilena se vuelve a favor de Latinoamérica, esta última saca provecho en nuestra contra. Por eso es que si en algún momento llega un nuevo gobierno de derecha o patriota, se debe luchar por usar la formula que hasta el 11 de marzo del año pasado ha dado resultados, no es otra que la de retirar política, cultural, social e incluso lingüísticamente al país de esta región llena de países donde aun compartiendo idioma no son capaces de entenderse.

      Eliminar

Tu opinión enriquece nuestro trabajo. Gracias por comentar.